martes, 24 de abril de 2007

Diseño de un AntiPicaRascaOrificios APRO


Bien es sabido que hay ciertas manías o hábitos que aunque no hacen mal a nadie no son muy bien vistas. Estas son por ejemplo todas aquellas en los que ya sea por despiste o por aburrimiento uno se dedica a sano deporte de explorarse los orificios de nuestra propia faz. No voy a recrearme describiendo cuales son estas manías pero el oficio de petrolero debe practicarse por los desiertos del Gobi o más lejos.
Muchos recursos han sido utilizados para evitar estas manías como ponerse cinta aislante en los dedos con chinchetas clavadas hacia afuera o cambiar el bolígrafo Bic cristal por otro de 12 colores que no quepa por la oreja pero todos ellos fallan con el tiempo; el usuario se acostumbra e incluso llega a coger hábitos peores.
El diseño de un Anti Pica y Rasca Orificios (APRO) es de ejecución muy simple pero a la vez muy práctico. Para ello se debe buscar los siguientes materiales: 2 aros de titanio o acero inoxidable y 85 cm de nylon. El material de los aros es importante no solo por la estética sino porque cumple con la doble misión de llevar las manos a una posición lo más alejada posible de la cara. El nylon es un material muy resistente y que apenas se ve. Si fuera visible el conjunto quedaría un poco cutre de diseño.
El montaje tal como se ve en el dibujo a nuestro modelo consiste en ponerse los aros en las manos y atar el nylon a dichos aros, pasándolo por la entrepierna.
El funcionamiento es inmediato desde su colocación, al primer intento de subir las manos para rascarnos la nariz o la oreja sentiremos una especie de descarga en las partes bajas que harán que desistamos del intento.
Es adaptable a todo tipo de usuarios y no hay que pagar royalties ya que es de diseño abierto. No se han descrito efectos secundarios aunque no es recomendable tirarse de cabeza a la piscina con el puesto... él usuario podría hundirse en ella.

1 comentario:

mala leche dijo...

En casos excepcionales ¿se puede sustituir el nylon por alambre espino?