jueves, 6 de marzo de 2008

El hortelano de Novillas (raices)


Un hombre de negocios madrileño estaba en la entrada de un pueblecico ribero del Ebro cuando llegó una bicicleta con un hortelano y una caja detrás con varios magníficos tomates
El madrileño felicitó al hortelano maño por la calidad de los tomates y le preguntó cuánto tiempo había tardado en cultivarlos.
El hortelano replicó: Oh! Sólo un ratico.
Entonces el madrileño le preguntó por qué no se había quedado más tiempo para coger más tomates.
El hortelano dijo que ya tenía suficiente para las necesidades de su familia.
El madrileño volvió a preguntar: -¿Y qué hace usted entonces con el resto de su tiempo?-
El hortelano contestó: - Duermo hasta tarde, cultivo un poco, juego con mis hijos, duermo la siesta con mi mujer, voy cada tarde al pueblo a tomar unas copicas y a tocar la guitarra con los amigos. Tengo una vida plena y ocupada, señor.-
El madrileño dijo con tono burlón:- Soy un graduado de la Complutense y le podría echar una mano. Debería dedicar más tiempo al cultivo y con las ganancias comprarse una camioneta espaciosa. Con los beneficios que le reportaría una camioneta, podría comprar varias camionetas. Con el tiempo, podría hacerse con una flotilla de camionetas de reparto. En vez de vender su captura a un intermediado, se la podría vender al mayorista; incluso podría llegar a tener su propia fábrica de conservas. Controlaría el producto, el proceso industrial y la comercialización. Tendría que irse de este pueblo y mudarse a Mallen, luego a Zaragoza y finalmente a Madrid, donde dirigiría su propia empresa en expansión.
- Pero señor, ¿cuánto tiempo tardaría todo eso?
- De quince a veinte años.
- Y luego ¿qué?-
El madrileño soltó una carcajada y dijo que eso era la mejor parte:- Cuando llegue el momento oportuno, puede vender la empresa en bolsa y hacerse muy rico. Ganaría millones.
- ¿Millones, señor? Y luego ¿que?
- Luego se podría retirar. Irse a un pequeño pueblo del interior donde podría dormir hasta tarde, cultivar un poco, jugar con sus nietos, hacer la siesta con su mujer e irse de paseo al pueblo por las tardes a tomar unas copas y tocar la guitarra con sus amigos...

ME PARECE QUE HAY ALGO EN LO QUE NOS ESTAMOS EQUIVOCANDO

6 comentarios:

Elasa310 dijo...

No hay que olvidar que la sobreexplotación de la fauna marina es un grave problema actualmente y para las generaciones futuras:
Víctimas de su propio sabor, los atunes amenazados por la extinción.

Ondias dijo...

Gracioso tú

Anónimo dijo...

Muy Bonito, supongo que has cambiado el nombre de los pueblos originales, .......... o acaso es de tu cosecha ?. De cualquier forma me ha gustado. Es parte de la duda existencial que solemos tener casi todos. Lo malo es que a pesar de todo es dificil cambiar la inercia de querer irte a Mallen, despues a Zaragoza, ... despues a Madrid, .... etc. Te lo dice uno que de Mallen se fue a Oviedo.

Ondias dijo...

He tocado más cosas porque el original es americano y no cultivaban pero lo que importa es la idea de fondo. ¿Te acuerdas de las ganas de cobrar el primer sueldo para invertirlo en un sueño? ¿Cuantas veces hemos cobrado y el sueño ahí sigue?
Te contesta otro que está ya en Zaragoza.

Anónimo dijo...

me parece un cuento genial y muy sensato. Mi madre siempre me decia:hijamia no te dejes engañar por la voragine de la vida. Y tambien es vedad que no todos podemos ser iguales y que unos por circunstancias son ricos y otros no salen nunca de pobres y cuando uno esta bien con su calidad de vida no deberia querer mejorar ni dejarse engañar, ahora bien si uno está mal...

Conchita dijo...

Me ha gustado mucho, Y la adaptacion, porque el americano tambien me llego por internet. Es importante estar agusto consigo mismo, y creo que si me dejas, lo cuelgo en un blog de DC en el que quieren convencernos de la jornada partida, el sueldo por Desempeño, la perdida de antiguedad, ....para conseguir trabajar mas y mas y mas y....tener mas y mas y mas...

Besos para Aurora- Conchita