jueves, 1 de marzo de 2007

El Tecno-Colchón


Es lo que tiene la tecnología actual. Todo nos parece más fácil y sencillo hasta que llega el momento de elegir lo que necesitas, entonces comienzan los problemas, empiezas a pedir opiniones y acabas haciéndote una Excel con precios, características, tiendas y títulos (de colores, muchos colores por supuesto) para seleccionar la opción idónea. La resolución del problema sin embargo no ha cambiado con el tiempo. Acabas eligiendo uno porque solo uno puedes elegir y te lamentas porque cualquier otro era más adecuado que el que elegiste. Y eso que en la Excel tenía más de 3 páginas y 400 celdas llenas de formulas... y algún gráfico automático.

Esta semana toca cambiar el colchón porque tal como nos ha vendido la publicidad, 'con más de 10 años (el colchón) te dolerá la espalda'. En realidad la espalda te duele independiente de los años del colchón pero no voy a discutir con ella (...). Recuerdo que al principio los colchones eran de lana, la colcha pesaba 25 kilos y la luz se apagaba sola a las 10. Con 10 horas de sueño no había problemas de espalda y si los había pues... 'Te vas a dormir con los animales' . Además el colchón te lo asignaban a dedo, nada que objetar, que el pajar está frío.

Luego vino la segunda época. Ahí si que nos engañaron. Quien no se acuerda de los colchones de espuma que nos cambiaron porque era el no va más. Y del 'COLCHONEROOOO LANEROOOO... cambio colchón de lana...'. Todos corriendo a cambiarlo y en el primer salto sobre la cama dabas contra las tablas o el hierro del mueble.

En la tercera época ya me tocó elegir algo, entonces se llevaban los de muelles. Elegir no parece que fuera muy difícil pero el vendedor te subía el precio al doble dependiendo si los muelles eran norma cuadrada, redonda triangular o a bloques. Luego añadía el forro estándar o luxe (como si se fuera a ver la cama debajo las sabanas).

Finalmente ahora estamos en la época actual, pleno siglo XXI, y Yo ilusionado (pero no mucho) me fui a una tienda a comprar un simple colchón de 135cm para dormir, que diera unos pocos mimos a mi maltratada espalda y un uso normal de descanso o algo que se tercie de vez en cuando. No puedo describir las variantes, solo enumerarlas:
-colchón blando de muelles especial para cama normal, -colchón duro de muelles especial para cama laminar, -colchón autonido de látex especial para cama canapé, -colchón mezcla muelles-látex especial para cama de tiras, -colchón mezcla látex-muelles especial para cama anormal, -colchón elicoidal de un solo hilo especial para cama playera, -colchón izquierdo-viscoso derecho-antiescaras especial para matrimonio casi normal, -colchón viscoso con memoria especial para todo tipo de camas menos la suya, -colchón ortopedorrico... -colchón viscolástico..., etc., etc., etc. etc. A esto se le añade la funda en distintos acabados y las almohadas juntas-separadas-blandas-duras-blancas-o-color que dependiendo del modelo vienen con el colchón o se compran por separado. El precio del conjunto de un solo colchón va de 900 euros a 3000 eurostias.
Después de esto y aún mareado me atreví a preguntar por un colchón más normal de 90cm para niño... 'Te recomiendo de muelles, 99'50 euros y te lo llevamos a casa'.

Desde aquí solicito a los fabricantes de alta tecnología el colchón definitivo, único, programable, auto ajustable, inlavable, impermeable, duro pero moldeable, eterno, antiniños y visitas no deseadas, manta eléctrica incorporada, bar y doble fondo con candado para las joyas. Todo ello con un mando a distancia (cordless para no enredarse con la manta eléctrica y el cable del cama-bar) y cuyo uso principal será dormir cuando me apetezca. AH! Y precio el de niño, que lo que me duele ya no es la espalda.

1 comentario:

Vyrz dijo...

Muy buenooo!!! No sabía que había tantas clases de colchenes... Y sólo lo quieres para dormir, anda que si fuera para otra cosa...